jueves, 31 de julio de 2008

Los ¿Límites?


En la madrugada en mi computador, escuchando música, me nace escribir aquello que hago hace diez años, y es mi medio de expresión. El tema que se me viene a la cabeza de manera inmediata, es sobre los límites.


Bajo criterios morales adquiridos, o “innatos” en cada uno de nosotros, comienza los parámetros, los limites, de que hacer y que NO hacer, de discriminar lo bueno y malo, de que es seguro y que no. A su vez nos forjamos nociones de mundo, a través de nuestra relación con otros, donde se va gestando esos limites.


Ahora bien, ¿Para que los limites? ¿Por qué los limites? Intentaré, de manera ambiciosa sin lugar a dudas, de responder esas preguntas. El para que de los límites, creo sin mayor reflexión, que son para dar seguridad a las personas de lo que hacen, de lo que piensan, de lo que omiten, y de lo que dudan. Es por así decirlo, un cerco, donde la fauna se encuentra dentro de ese cerco, pero ¿Que hay fuera de el? a veces se olvida o no se desconoce. A su vez creo que es más fácil moverse, desenvolverse, “ser espontáneo”, dentro de límites bien establecidos, que abrirse a la posibilidad del sin control. Si, el control esta en la esencia de los limites, un control no – consiente, un control sobre uno mismo y las situaciones que cree que necesita vivir y que situaciones evitarlas. El por que de los limites, creo que en gran medida se da por la adquisición que nuestro entorno nos entrega, sea cual sea, dado que todo se mueven al interior de los parámetros, pero no se dan cuenta de ello, porque es “normal”. Por lo que nacen preguntas como, ¿Qué es normal? ¿Lo que se mueve dentro de ciertos parámetros? En este punto, el porque de los limites visto como una necesidad del hombre de esquematizar, de mantener una estabilidad con uno mismo y el resto, se conecta con el hecho de que los parámetros son una herramienta para dar un referente de que es normal, pero entonces ¿ Es consiente esos limites? ¿El hombre los crea, pero el hombre puede escapar de ellos?


Soy partidario de ampliar los limites, de no regirse por lo mismo de siempre, que da seguridad sin lugar a dudas y se evitan muchos problemas, pero es justamente eso lo que provoca que me cuestione y me arriesgue a defender la idea de ampliar los limites, de vivir los momentos, de no discriminar una situación por el simple hecho que pueda ser “malo” o “incorrecto”. Me las juego por vivir los momentos, los estados, las emociones, las ideas, de vivir lo que es ser hombre, una especie que construye, fluye y cambia constantemente. El miedo al error, debe disminuir en lo posible, el error es parte del camino, de tu camino, de mi camino, de nuestro camino.


“Vive lo suficiente, para poder mirar hacia atrás y decir: Erre tanto como para decir, que me pare siempre y me hice mas fuerte, mejor persona, y me di el permiso de dejar de lado el DEBER SER y dar pie al DEJAR SER”

BeNjO