martes, 24 de julio de 2012

Amor-Es

Si se intentará, 
Aunque sea un segundo 
De explicar esa palabra
 Experiencia y sensación 
No se podría más que enunciar: amor 

Tan venerada, respetada y anhelada 
Te mimetizas en cualquier lugar 
Te adaptas a cada ser 
Te expresas sin necesidad de expresarte 

 Haces la dicha, parte de tu esencia
Las sonrisas tu mejor mirada 
Las lágrimas un océano
 Y transmitirte, un viaje 

 Abrazo cálida energía, 
Cáliz de vida, vibración viviente 
Mensajes sublimes 
Metáforas concretas, 
Sueños pintados 
Presente infinito. 

 Te aprendo a observar, 
Me conmociona tu vibración
 Aquella que no es solo romanticismo 
No es solo amor de pareja, 
De amigos o familia 
Es la capacidad creativa, 
De poner amor al acto de vivir, 
De hablar, abrazar y mirar 
Es ese estilo de vida, de sentir tanto amor 
Tanta dicha por hacer el detalle el tema central, 
Que el concepto se hace el vestido, de tan infinito manantial 
tan indescifrables bosques de vivencias 
que recorrerlo, olerlo, tocarlo 
se desvanece en los sentidos, por tal trascendencia
 por tanta esencia, por tal movimiento 
que llorar, reír o caminar, se hacen parte de ti 

 Tu, que tantos te buscamos 
te sentimos gracias a otro,
 abres nuestros ciegos ojos 
y peregrina como mariposa,
 haces que el aleteo del presente,
 la transmutación del pensamiento y emoción 
sea una cascada de ti, de simplemente vivir.
Expandes las comprensiones,
 No solo vives en la excepción, 
Vibras en el detalle 
Destellante estrella del interior. 

Comunicas sin palabras
 Lo tan propio de ti, 
Impredecible no quieres certezas 
Ni menos claridad, 
Quieres simplemente vibrar

 Hay amor en los animales, 
Hay amor en las diferencias 
Amor no es el término ni el inicio, 
Es tan simple, tan lleno de verdad
 Que mirando hacia dentro, 
Se empieza a descubrir el afuera 
Tocando el arcoíris interno,
 Se pinta con lo que se es.

 Amor no es distancia ni cercanía,
 Es un viaje del dar, 
Un recipiente infinito de entregar
 Y una aventura de recibir. 

 Amor propio, amor tuyo 
Amor ajeno, amor ameno 
Amor doloroso, amor curioso 
Acercarte a ti, es acercarme lo más cercano mi 
Palparte, es una experiencia sin igual 
Tan cotidiana, tan simple, tan sencilla 
Que eres un maestro y guía. 

 Somos hijos, para que nuestros padres 
Amaran como nunca en sus vidas 
Somos hijos, para amar a nuestros padres
 Como los primeros seres en nuestras vidas
 Somos amigos, para elegir quien amar 
Somos amigos, para construir una historia real
 Somos pareja, para amar en pura creatividad 
Somos personas, que nos podemos re-conocer. 

 Amar no es una facultad divina de unos pocos 
Sentir amor no es de algunos,
 Se puede sembrar, cultivar y nutrir 
A tal punto de mirarte 
De respirar un poco más lento
 Y aquella briza que viaja al espíritu, 
Salga hacia afuera con lo que se es 
Amor tan amplio, tan inmenso y tan adentro…




BeNjO

miércoles, 18 de julio de 2012

INSPIRACIÓN




El pasar del tiempo, hace irrefutable que lo que ya se vivió no se volverá a repetir. Aquellos momentos indescriptibles quedan como un regalo del interior, donde fuimos protagonistas y aunque intentemos contarlo, solamente estaremos en la punta del iceberg de tal experiencia. A veces esos momentos, le hacen sentido al presente, a lo que vivo hoy.


Las transiciones de acercarse personas, alejarse de otras, decepcionarse y alegrarse, hace del mar de relaciones, una vertiente de sabiduría que trasciende cualquier texto, cualquier frase y solo una poesía logra acariciar ello tan único, como es estar con otro. Ese otro cercano, conocido o lejano, ese hecho que hace carne lo gregario que somos;  ese acto que le da vida a tantas facetas indescifrables de nosotros mismos. Es como si cada persona, sacará algo de nosotros que por nuestra cuenta no podríamos;  cada ser agradable o no, mostrará un espacio interno que se desconocía. Es una constante sorpresa, si abres los ojos y simplemente: observas. Observar la dinámica de saludar, intercambiar palabras, hasta llegar a puntos tan íntimos de encuentro, tan sublimes de intercambio de experiencias, que solo el regocijo y gratitud, son palabras cercanas a tal punto de consciencia entre todos haciendo uno.


Es en este punto, que fluyen mis palabras, que en realidad no son mías, sino son gracias a personas que he compartido, contactado y hablado. Pero no cualquier tipo de espacio, ni conversación ni contacto, sino uno tan genuino, tan despojado de dudas, tan abierto a que otro se muestre como es, que las lágrimas brotan como una sonrisa de los ojos.
Ese hecho de que entren a mi hogar, se sienten en el living y en directas miradas se lleguen a insight increíbles, donde el poema se hace poesía en el interior de cada uno; el otro como parte de lo que soy y el flujo de información, simplemente son palabras puestas al servicio del espíritu o el corazón. Llegando a puntos de que el “resonar” entre todos, con lo que se escucha, aunque no se haya pensado ni imaginado antes, un lenguaje que remueve el interior y hace un lenguaje de luciérnagas, donde las luces internas se comunican con la dicha de estar en ese momento contigo, conmigo, con nosotros. Resueno de lo que dices, porque construimos un pequeño gran mundo, una excepción a la normativa, un regalo para la vida.


Las “necesidades” en todos los planos, hablan de que se requiere para estar con uno mismo, para cuidar tu espacio y tiempo, que vales tanto, que eres tan importante, que dejas de regalar tu tiempo y espacio sin ser consciente de ello.


Finalmente una de las cosas más increíbles son esos abrazos entre tres o más personas, donde nos apoyamos nuestras cabezas en el hombro del otro, nuestros pechos se hicieron uno, y la canción de las palpitaciones la melodía del espíritu. Los ojos dejan de abrirse tanto, relajan su mirada, y miran al otro como un ser que vio o intento ver la esencia y no se quedo con la mascara. Se experimenta que el cariño o amor, no solo es con gente cercana y que se conoce, sino una mutua construcción, una misma semilla, distintas vertientes de agua pero un mismo fruto: consciencia, cuerpo en espíritu y algo tan humano, como simplemente compartir, sentir al otro y sentirse, y decir soy feliz, soy feliz, soy feliz sin condiciones, sino de vivir ese momento sublime, lleno de vida y vida llena de consciencia.


Es la medicina de la inspiración, entendida como aquel momento sublime, de ser tu mismo ante lo y los otros, donde la duda se hace a un lado ante la cascada de vibración propia e irrepetible expresada en las mas infinitas formas, en las mas diversas expresiones, resonando con la esencia que soy parte y los caminos tan únicos, que el mero hecho de observarlo un segundo, hace ese momento un todo; una entrada con ingenuidad para aprender lo que se necesita mostrar; un camino de dicha por dar un paso y una salida transformadora y traspasadora hacia lo mas complejo y sencillo como metáfora: tu ser y la parte/todo..


La experiencia no se enseña, se vive. Y cuando se vive, se toca al fin un poco de la esencia, un poco del espíritu y mucho del corazón. La inspiración como la experiencia más sublime de vivir.


Para todos aquellos que han vivido un momento similar.


BeNjO