sábado, 12 de diciembre de 2009

Un Mar, Un Mundo


Es interesante el incesante mar de emociones que se experimentan a lo largo de segundos, minutos y horas; es un mar, porque siempre están, no dejan de moverse y te dejan algo.
¿Qué es ese algo? O más bien dicho ¿Para qué? A veces, no mejor dicho, la mayoría de las veces, asumo que no tengo respuestas a gran parte de las preguntas, pero me engaño a mi mismo, convenciéndome que si las he encontrado porque eso deja tranquilo mi mente y corazón; pero siendo mas sincero, la incertidumbre es mi mejor compañera, por más que la quiera alejar de mi, sigue conmigo.

En un momento de seriedad, pasas de mirar a observar, entras en una interesante profundidad y esa simple conversación, de intercambios de palabras, es un puente a sentirte tu mismo, sin dudas, con la incertidumbre a tu lado.

Aquella sabiduría del silencio, de las miradas sinceras y un abrazo profundo, hacen pasar a la certidumbre a mi otro costado, a tener la convicción en mi interior y pararme frente al mundo con mis debilidades, sin miedos, sin dudas, solo queriendo ser uno.

Es interesante que una frase interesante, que te hace un cierto click, te haga viajar un momento a la certidumbre. Pero me gusta la unidad de lo incierto con lo que creo tener seguridad, me hace dejar a un lado la polaridad, y convivir con matices tan únicos, tan auténticos, que el mar de emociones pasa a ser un mundo.

Es llamativo, como en momentos tan diferentes, te haces presente en mi ser viejo; una idea que desencadena una reflexión, una sonrisa que explota el ímpetu, una lágrima que limpia, una nostalgia que desacelera y una incertidumbre que viaja conmigo. En estos casos, nos conectamos más sin vernos; nos conocemos más sin hablar y voy creciendo, si viejo, voy creciendo, aprehendiendo y contemplando.

No tengo certidumbre en definitiva, de donde y para que, vienen y van las emociones; ni tampoco de que manera he vivido tu ausencia física y tu compañía sutil, pero me gusta ese mundo incierto, esas chipas de certidumbre y esa observación integrativa.



BeNjO

domingo, 29 de noviembre de 2009

Unidad



Siluetas resueltas a mostrar,
mostrar una realidad
que no imagine que había
cierro los ojos
y emprendo un viaje,
Camino contemplando,
sonrío


Mi chacra del corazón
Manifestándose
Sintiéndolo
Si, sintiéndolo
conociéndolo
moviéndonos


Una lagrima,
expresión del corazón
una caída
parte de la vida


Una partida,
adiós ser, te doy la bienvenida
A mi interior
A vivir con mis pesares
Y a reír con mis dichas


Observas en el silencio
enseñas en las brisas
te encuentro en mi interior
no dudo de ese amor


Deja tus muros a un lado,
lánzate a ese río impredecible
fíjate en las orillas,
ahí es donde se mueve
mira su interior,
ahí vive
mírate a ti mismo,
es un gran camino


Déjame equivocarme
siendo yo mismo
a ser mejor,
con mis debilidades

Suelo creer ingenuamente
sentir libremente,
correr sin titubear
Al poder innovar


Si pudiera idealizar un día
como perfecto,
ya los tengo
al ser cada uno distinto al anterior


Perdonar es una habilidad
Ayudar un don
Superarse una misión
Crecer una opción


Querer, innato
Mirar, un camino
Sentir, un arte
Bailar, una armonía
Reír, una canción


La templanza
Se cultiva
La paz se trabaja
El amor se expresa
La duda te acompaña
El dolor te enseña
La melancolía, te cuestiona

Elijo quedarme con esa dualidad
Que me permite ver
Diferentes cosas
Para integrarlas
En una unidad
Donde la dualidad deja de existir
Y el yo y el tú, son uno.






BeNjO

martes, 25 de agosto de 2009

Cerrar los Ojos

Tenia entendido que cuando cerraba los ojos
accedía a una oscuridad
de desconexión con el resto
para estar conmigo mismo.

Pero sin previo aviso
vibraciones, notas, música
hacían que la frase de Rolando Toro
de escuchar la música con el cuerpo
se hiciera presente.

Está vez no solo cerré los ojos
sino que tuve un viaje
donde las palabras no son suficientes
donde lo hermoso es maravilloso.

Quise caminar por el mar
y lo hice sin vacilar
miré el sol
y no me dolió hacerlo
quise ir al bosque con una laguna al medio
y me bañe
me vi como un anciano
con barba blanca
tunica blanca
un bastón de madera
y una templanza que irradiaba de mis poros



Mi viaje recién comenzaba
fui a una llanura
y sentí el viento en mi cuerpo
vi el cielo
y volé hacia él
me sentí parte de las nubes
fui una brisa mas
fui un ave aleteando sin titubear.

Luego me vi en los rieles de un tren
con el atardecer frente a mi ser
caminaba con convicción hacia la luz
y sonreía porque era yo mismo
no quería que se detuviera
era mas que una sensación.

En este simultáneo viaje
llegue donde un ser hermoso
quería sentirlo
abrazarlo
aunque fuera en mis recuerdos
y de un momento a otro
dejo de ser una imagen del pasado
y te abrace padre
sentí tus manos
y tu energía que me llena
me tranquiliza
y me da fuerzas

Mi cuerpo físico
manifestó ese momento
con lágrimas
no de pena ni nostalgia
sino de emoción
de que sólo tenia que cerrar mis ojos
escuchar la vibración de la canción
y tendría mis manos con las tuyas
para sentir un verdadero amor

Y el viaje continua
con las personas que voy conociendo
aprendiendo de la diversidad
integrando lo opuesto
agradeciendo los momentos
y sonriendo ante la duda
viviendo ante la pena
y abrazando a la incertidumbre.

BeNjO

domingo, 16 de agosto de 2009

Sombra



Es la percepción de esa sombra
lo que hará tu posterior crecimiento
si la ves como oscuridad, quedaras ciego
pero si la percibes como un momento
de conexion contigo mismo
de ser una sombra, pasa a ser una oportunidad
de viajar hacia tu mar interior

Es la belleza del dolor
la que te hace pisar tierra
es la incertidumbre de la nostalgia
la que hace que te tengas a ti mismo
es la agobiante pena
la que hace que expreses tus lágrimas,
tal como tus sonrisas
ambos manifestaciones de tu interior

Nada es totalmente malo, y nada es totalmente bueno
Todo es, en tando lo dejes ser
la razón de ser un fin, pasa a ser un medio
y la oscuridad, un momento de aprendizaje
y la luz, de fluidez de tu interior
¿Y qué es tu interior?
Puedo decir que es aquello que no ves
pero te hace caminar
que no entiendes
pero te hace sonreir
que hace que seas tu mismo
sin cuestionar.


BeNjO

viernes, 10 de julio de 2009

"Mata Pasiones"

Lo siguiente lo escribi para una revista, que me pidieron la opinion respecto a que me "mata las pasiones" en una mujer:


"Lo mas matapasiones de una mujer", bueno para empezar ese encabezado es bastante "duro" frente al género femenino, por lo que asumiendo que mas de una mujer lo leerá, me gustaría decir QUE me apasiona de una mujer. Me gustan las mujeres con iniciativa, que no se "enrollen" por lo que dirá el resto, jugadas; también que les guste innovar en todo sentido y si son parejas, que sean compañeras - entendiéndose compañera como aquella que tiene su vida y entorno social, pero que lo comparte conmigo - y que sea inteligente.



La lista de cosas que me gusta podría extenderla mucho más, pero dado que me basaría más en "ideales" que en lo concreto - dada mi experiencia con mujeres muy diferentes - voy a decir lo que no me gusta, o como coloquialmente se dice me "mata las pasiones". Empecemos por el olor, si la mina tiene mal olor, por más perfume que se ponga, no me estimula en lo mas mínimo, es decir, su olor a cuerpo. También los dientes, no exijo que carezca de sarro, (porque yo también creo tener) pero si le faltan mas de dos o tres dientes, ya comienza a chocar con mis cánones estéticos; no espero que sea la mujer mas delgada del mundo ni la más flaca (entendiéndose la diferencia) pero si está con notable sobrepeso, mis hormonas se dormirán sin ninguna intención de despertar. Y para finalizar - para no ser más lapidario con su noble y poco "victimizado" género - la forma de hablar, si habla como "flaite" complica la comunicación porque usará palabras que no se interpretar.



No quiero dejar una sensación de un clasismo o superficialidad en mi persona, pero dado que estamos hablando algo tan superficial, me pude dar el permiso de serlo. La diversidad personalmente me es nutritiva en todo ámbito, pero decir que uno es tolerante me da una sensación de un poco de hipocresía (entendiéndose la GRAN diferencia con cinismo) dado que puedo compartir con personas diferentes sin ser hostil con ellos, pero por la espalda el "pelambre" se hace inminente; lo digo porque lo veo mucho.



Que algo te mate las pasiones varia en cada persona, pero vender el discurso de ser tolerante, es vender una mascara, porque creo que tolerante se es y no se dice. Hay que educar la tolerancia y sobre todo practicarla con la presencia o ausencia de la persona, no soy el vivido reflejo de lo que planteó ahora, pero si lo intento.



Así que terminando este breve relato, no solo me mata las pasiones ciertos rasgos físicos, sino también la hipocresía y la inconsecuencia.




BeNjO



PD: si mujeres leen esto, me interesaría saber que les mata a ustedes las pasiones en un hombre.

lunes, 29 de junio de 2009

Un "Paseo" al Consumismo


Una rutina normal para la mayoría, para mi fue todo un suceso de sorprendentes experiencias. Fui al mundo del consumismo, a un mall; mi misión era elegir un simple par de zapatillas. Asumí que seria una tarea fácil, de simplemente observar las opciones y elegir; pero no, fue mas difícil de lo que pensé. Me costo en un comienzo poder enfocar la atención, ante tal cantidad de estímulos, me sentí abatido; pero no tenia mas opción que adaptarme y mimetizarme como un consumidor feliz por adquirir y adquirir.

Debo asumir que al principio me fue incomodo, porque las personas al pasar no te miran a los ojos, miran hacia los lados e incluso el suelo; luego movilizarte por el mall para decidir bien que zapatillas querer, pero me desconcentraba con otros estímulos y me quedaba - como una polilla yendo a una ampolleta - absorto mirando, tocando y por suerte no comprando. La expedición seguía, me tentaron unos polerones, pero fui más fuerte y seguí adelante. Entre a varias tiendas, y como sacerdotes de una iglesia, estaban los que te preguntaban "¿Necesitan ayuda?" pero no una ayuda para sacarte adelante de tus problemas, sino una para tomar la mejor decisión de comprar; como que le dan un toque de empatía a una situación en que uno da lo mismo y lo que importa es que y cuanto, vas a consumir.
Tenia ganas de decir: "Me pierdo en el mall, me gusta ver a los ojos a las personas pero no puedo, sino dejo pasar las tiendas que me permitirán cumplir mi misión".

Después de la sorpresa del comienzo, empecé a contemplar como una película, el paseo familiar al mall, era un panorama como cualquier otro y yo me preguntaba, con el aire limpio - que milagrosamente había en la ciudad - porque no mejor ir a un parque o simplemente estar al "aire libre". Luego de ello me tope con un guardia y le pregunte si habían rebajas, me mostro un cartel donde salía esa información y le pedí - con una risa - mis disculpas por no haberlo visto y el me responde: "No te preocupes, para algo estamos acá" y de ahí me comenta de una venta nocturna que habrá con abundantes rebajas y le pregunte si podrá contener aquellos que lleven sin pagar y me responde: "Son muchas personas y algunos son muy peligrosos" y los dos nos reímos al mismo tiempo; me despedí deseándole que estuviera bien y ¡wuau! que sorpresa, hay quienes te miran como un ser humano y no como un posible consumidor.

A continuación llegue a otra tienda y vi unas parcas muy baratas y me gustó mucho una. Al final resulto que me compre la parca, las zapatillas y como un impulso que no pude contener, una guitarra.

Lo que quiero llegar con este breve relato, que mi postura de no consumir por gusto sino por necesidad, me dejo sesgado de las lógicas y "leyes" de comportamiento en un mall. Hace mucho tiempo no iba y me sentí extraño al principio, hasta que recordé mis habilidades de consumidor y me adapte, pero de forma consciente. A veces no porque algo no te guste o no estés de acuerdo, quiere decir que te mantengas al marguen, con este ejemplo, me di cuenta que justamente estar en esos lugares o situaciones que en la teoría no te agradan, te permiten aprender. Un aprendizaje de adaptación, de desenvolverte y de ser consciente. Al final parece que toda experiencia tiene su chispa de emoción y desagrado. No quiere decir ahora que iré todas las semanas al mall, pero no lo evitare si se da las circunstancias, total quien sabe si saco otra sonrisa o simplemente es una oportunidad para caminar en el mundo del consumismo descontrolado que crítico pero que no enfrentaba... hasta hoy.









BeNjO

jueves, 4 de junio de 2009

¿Sociedad?


Acelerado ritmo de vida, stress como un síntoma más de la ciudad, smog como el oxígeno que los pulmones se han adaptado a respirar, accidentes, asaltos, indiferencia e individualismo. La lista parece interminable si quisiéramos hablar de la sociedad en las ciudades urbanas modernas o post modernas. Pero la idea tampoco es dar un aire de que todo es negativo. Se tiene la tecnología como medio de conexión con el mundo, los medios de comunicación para “informar” a los ciudadanos, la educación al alcance de todos y la salud también. Ahora bien si son de calidad o no, es harina de otro costal, están presentes y cada persona tiene derecho a exigirlo.

¿Cómo escapar de una mera descripción de la selva de asfalto en la cual nos encontramos para poder dar una idea de cómo vivir en ella y contribuir a una mejor calidad de vida?

Los cambios son lo que mas caracteriza a estas sociedades, la velocidad de la información, los constantes descubrimientos y los múltiples estímulos que están expuestos las nuevas generaciones, producen una brecha gigantesca entre los padres y sus hijos, dado que están en un ambiente totalmente diferente al que ellos vivieron y mas llamativo aun, entre los mismos hermanos se nota una diferencia marcada en el entorno que les toco vivir. ¿Cómo entonces guiar a estas nuevas generaciones si lo que ellos están experimentando durante su desarrollo va más allá de la percepción y teorización que hagamos? Me atrevo a decir que la “comunicación” con los mismos niños, dejando que se expresen y nos cuenten que están viviendo, sería un paso para entender que tan lejano o cercano es lo que viven. Pero justamente es la falta de comunicación entre la misma familia, lo que caracteriza está actual sociedad, mas aún, los vecinos tienen esa categoría por vivir cerca, pero no por armar lazos vecinales de compañerismo y protección.

Somos la especie que interactúa mas cerca con diferentes personas pero la que más se desconoce.

Y si a la sociedad la llevamos a los individuos ocurre algo bastante llamativo. Es el caso de las reacciones ante las críticas. Cuando uno le dice a otro una critica, independiente sea constructiva o no, éste responde con una crítica – ataque de vuelta - porque se sintió amenazado. Esta mal empleado esa forma de contestar, porque cuando se le critica a uno, se supone que se tiene que indagar en el argumento del otro y tratar de encontrar los puntos en común y en contra, para desarrollar mejor la idea. Pero para ello hay que tener presente que uno no es perfecto y también que las criticas de otros, dan luces de lo que uno no puede observar por simple autoanálisis. Aquí se insertan dos conceptos psicoanalíticos simples y muy divulgados en cualquier rama del conocimiento, como es el caso del Yo – ideal y el Yo – real. El yo ideal es lo que uno “cree” ser y así se convence conscientemente que lo es, en cambio, el yo real es “tal cual uno es” tanto a nivel positivo como negativo. Ahora bien ¿Cómo saber si estamos hablando de un ideal de persona que pretendemos ser o de lo que en verdad somos? es una gran dificultad, pero tenerlo presente, hace una aclaración de que no somos todo lo que creemos ser pero tampoco somos tan auténticos como nos sentimos ser. Si la crítica nos permite acceder de mejor manera al yo real que proyectamos al resto y que éstos ven, sin vestigios aparentes - como nosotros - me atrevo a decir que las criticas más que una ofensa, seria una oportunidad de conocernos.

Sin olvidar nuestro foco de este breve ensayo, la sociedad ideal se establece de igualdad para todos, los mismos derechos, tolerante, diversa y fraterna, pero la sociedad real, es egoísta, individualista, prejuiciosa y desinteresada. Tenemos a los religiosos por un lado que ven que están llenos de pecadores el mundo y que uno tiene que perdonarlos y no enjuiciarlos por hacer un mal a otros, están los deportistas que ven su filosofía de vida en el cuidado del y están los ciudadanos de las ciudades modernas, que velan por su propio desarrollo, bienestar y proyectos de vida, sin considerar – en términos generales – la ayuda a otros, el dar herramientas a los demás, el ser solidario sin esperar algo a cambio, para transformar su pequeño mundo. Estamos en una época donde en ves de vivir, se sobrevive y si no te insertas en el sistema, eres eliminado sea por lo que dicta el sistema o por tus propios pares. Al final queda la pregunta, ¿Ésta es la sociedad que queremos para nuestros hijos? Si no es así, ¿Qué hacer para cambiarla?
"Cualquiera que disponga de los medios para CONTRIBUIR, poco o mucho, a cambiar las cosas y no lo haga se torna cómplice de su mantenimiento"(Tomas Ibañez)".




BeNjO

jueves, 26 de febrero de 2009

¿Muchas Almas Gemelas?


… “Tener un alma gemela significa, en realidad, compartir con otra alma muchas vidas, penas y alegrías, triunfos y desesperación, amor y misericordia, enfados y perdones y, sobre todo, un infinito crecimiento. Un alma gemela suele ser alguien con quien sentimos un vínculo instantáneo en el primer encuentro, como si lo conociéramos desde hace mucho. En realidad, probablemente sea así. No es necesario tener una relación romántica con una persona para experimentar la satisfacción y la plenitud del vínculo con el alma gemela.

Tampoco hay una sola alma gemela para cada uno.
Hay sólo una verdad parcial en la popular idea occidental, difundida por el filosofo Platón, de que cada uno de nosotros tiene una única mitad perfecta, que puede <> nuestra propia alma incompleta. Si bien otros parecen completar nuestra experiencia (compartiendo y expandiendo nuestro desarrollo, intimidad y gozo), es más probable que tengamos un grupo de almas, formado por muchas almas gemelas. Puede ser un grupo pequeño e irse ampliando a medida que acumulamos experiencia profundas con más y más almas, a lo largo de muchas vidas, pero la sensación de haber conocido antes a alguien o de compartir con esa persona sentimientos e intuiciones intensos no se limita en absoluto a un único individuo. Podemos tener más de un alama gemela al mismo tiempo. Nuestra pareja sentimental puede completar nuestra alma en cierto sentido, pero también pueden hacerlo, en otros sentidos, el mejor amigo, el padre, la madre o un hijo.

A medida que crecemos por la interacción con nuestras almas gemelas, ascendemos por la escala de las vidas. Trascendemos viejos patrones, llegamos a experimentar plenamente el amor y el gozo y perdemos hasta el último vestigio de miedo y cólera. Con el correr del tiempo, llegamos a un punto en que podemos elegir, voluntariamente, entre renacer para ayudar a otros directamente o permanecer en la forma espiritual, para ayudarlos desde otro plano. Entonces ya no es necesaria la reencarnación para el crecimiento emocional. Podemos pasar de este sendero de crecimiento al sendero del crecimiento por medio del servicio a los demás.

Perder un alma gemela por muerte o separación no significa, en absoluto, perder la oportunidad de crecer. Una de mis pacientes perdió recientemente a su esposo en un accidente. Estaba desconsolada, segura de que había perdido a su alma gemela y de que nada en la vida tendría ya el mismo significado, que nada valía la pena. Aunque su dolor es muy real, profundo y justificado, estamos trabajando sobre la idea de que ella puede esperar relaciones futuras igualmente llenas de amor, pasión, intimidad y desarrollo.

El reencuentro con un alma gemela, después de una separación larga e involuntaria, puede ser una experiencia por las que vale la pena esperar, aunque la espera dure siglos…” (Weiss, 1992)

Cita tomada del libro “A través del tiempo” de Brian Weiss (Siquiatra estadounidense que aplica regresión en sus terapias a vidas pasadas para la curación de problemas de distinta índole, sea traumas, fobias, dolencias físicas, entre otras).
Elegí esta cita, porque me causo una sorpresa. Va muy ligada a mi forma de pensar y bueno, tener en cuenta que no se tiene solo un alma gemela, da pie para ampliarse en que uno puede tener muchas relaciones, y cada uno con su encanto y que en ningún caso hay que encerrarse en una sola persona. Cada experiencia, sea conversando, teniendo vivencias similares, hasta un simple consejo, podría verse como una red de conexiones tácitas que permiten el desarrollo del hombre, que en ningún caso, tiene que ser siempre en forma de agradables experiencias, sino mas bien, en sus matices de amargura y dulzura. No espero que los que lean este artículo, compartan una cierta forma de ver las cosas que tengo y que concuerdo con Brian Weiis, sin embargo, ponerse aunque sea en esa posibilidad de tener vidas pasadas y hasta varias almas gemelas – en cualquier caso - seria útil para enfrentar ciertas relaciones que tenemos.



Tener perspectivas insospechables, no es mas que ver mas pétalos, de tu misma flor




BeNjO


Bibliografía
Weiis, B. (1992). A través del tiempo .Barcelona. Zeta

miércoles, 4 de febrero de 2009

DES - CUBRIR




¿Cómo serían las relaciones interpersonales si todas las mujeres fueran físicamente iguales y los hombres también?

Me surgió esa pregunta, en donde la lógica no es la mejor de las fuentes, para responderla. Se miran caras, cuerpos, gestos. Si todos los hombres tuvieramos la misma cara y cuerpo, y las mujeres también a su ves, ¿En que nos fijaríamos? En este punto surge la ética de determinar, que persona es buena o mala. Pero algo me dice que inevitablemente, uno tendría que darse el tiempo, de saber como es la otra persona en su interior, y que tiene para dar, sus virtudes, sus falencias.
Análogamente, los ciegos (con los cuales trabaje el año pasado) realizan lo anterior, no pueden ver, pero si conocer, y ven detalles, tales como tono de voz, las manos, la forma de hablar, etc.

¿Hay que ser un ciego, para saber contemplar al que te rodea?
¿Tenemos que tener una misma mascara física, para que se busque los tesoros y tormentos internos?
¿Es la excesiva dependencia del sentido visual, que opaca la percepción con el cuerpo?

Son preguntas, me llama la atención como alguien "bello" se les abre mas la puerta que alguien "no - bello". Que el hecho de mencionar a alguien como "superficial" ya conlleva una connotación negativa, siendo que nadie - a mi parecer - puede desligarse del hecho de ser superficial en algún sentido.

Vendamonos los ojos un día, puede ser en la noche, y conozcamos gente con los otros sentidos. Puede ser en una fiesta, donde cuando llegue a su final, se saquen las vendas y vean como es la persona que conocieron parte de su interior.

"Mis ojos son para ver y contemplar el mundo tal como es, no para rechazar a una persona fea o acercarme fervientemente a una linda"




BeNjO