miércoles, 3 de julio de 2013

Refleja - Dos



Dos gotas grises,
cuatro gotas celestes
reflejos inesperados
de cualidades auténticas

Un abrazo como primer encuentro,
un viaje sentir los latidos
una sorpresa mirarse como desconocidos

No se soñó algo así,
ni anheló tal viaje en segundos
gratitud en éxtasis de suspiros
plenitud en continuos silencios

Era extraño sentirse tan completo,
sin necesidad de algo más o menos
de estar en un mundo construido,
creado con nuestra mera presencia

Intensidad tras intensidad,
un constante desconcierto
de intentar entender lo ya existente

El tiempo más lento y a la vez más rápido,
iba pasando sin dejar de sentir
entregando recuerdos que existían
no con imágenes, sino con emociones

Y fue en ese punto, que la vida nos enseño que querer no es una condición, ni tampoco una explicación, es una experiencia que nos tomo y nos hizo vivir, simplemente vivir...
 
 
 
 
 
BeNjO