sábado, 3 de marzo de 2012

Puede Ser



Es aquella paz dónde vez tú entorno con otro ritmo, la velocidad la pone uno y se mueve con su cuerpo con la sabiduría que éste tiene.

De tocar se aprende a contactar, poner la palma de la mano sobre un árbol, piedra o uno mismo. Se cierran los ojos, otro mundo de sensación. Las palabras se alinean a lo que sientes, no se privilegia el pensamiento sobre la niñez del corazón, ni el corazón sobre la redundancia de la voz. Se comunican en su infinita complejidad, dónde los desacuerdos son su motivo de tensión. Muchas frases cliché entran para consolar lo inefable de lo propiamente humano: no poder controlar lo de afuera y con mucho esfuerzo un poco lo de adentro.

La diversidad más que una idea, una realidad. Ciertas convicciones disfrazadas de apertura, pero con la misma lógica que un dogma. Superioridad moral por vivir experiencias que el otro no. Tolerancia como ideal; inconsecuencia, propio de lo humano.

Cambiar como consejo ante los problemas de la praxis. Aceptarse, como renuncia a una utopía a vivir. Acéptate, nadie te lo enseña. Acepta la vida que vives, se tiñe con conformismo. La felicidad como estado interno, suena a etéreo. Muchas preguntas buscando respuestas y pocas preguntas encontrando más preguntas.

Ser parte en dónde se siente un todo. Dar todo en las partes. La expectativa en ser escuchado, no entendido ni admirado. Higiene vincular, calidad de tu tiempo y energías para interactuar…



BeNjO