martes, 21 de mayo de 2013

Oda a la lágrima

 
"Sostenida, fiel a sí misma
haces la síntesis del dolor
el grito de agonía.

Nada te apura, 
ni tiempo ni espacio
pasado o futuro,
anclas al presente
los corazones perdidos.

Eres una maestra,
limpias como mueves
aprietas como liberas.

Te presencio cada semana,
ante seres que construyen su camino
me enseñar a observarte
para que el silencio sea tu canción.

No dudas de ti misma,
eres cierta en tu camino
no te resientes al no dejarte salir,
sabes que ya existes 
solo te dejas ver.

Tienes temperatura,
textura y sabor
eres espejo del interior.

Haces al fuerte débil,
al débil sincero
haces a la razón un detalle
y al sentimiento universo.

No pides más que ser
no exiges más que expresarte
enseñas adentro y afuera
eres la bendita lágrima
sabia del espíritu
guía del displacer,
no te vas, no te vas
apareces para salvar,
hacer que se mueva lo inmovil
y vivir un infinito en tu recorrido..."
 
 




BeNjO



sábado, 11 de mayo de 2013

Me río



Me río de mis vergüenzas
me río de mis victorias
me río de lo bueno y malo que soy
Me río porque no hay separaciones en la sonrisa
Me río porque no soy tan importante
Me río porque aprendo
Me río porque sigo con lo mismo
Me río porque ese regalo nadie lo enseña, ni nadie lo quita
Me río porque puedo, y en ese momento de plena sonrisa o carcajada, soy yo mismo.



BeNjO

miércoles, 1 de mayo de 2013

Ecopoema



La poesía es constante vida,
Cada poema expresado
Vive eternamente en un eco
En una nueva realidad acariciada por las palabras
Y en un eterno presente, De aquel murmullo en el oído

Es el efecto mariposa de amor,
Cada experiencia posterior
  Es retoño de ese momento
Que al desvanecerse no muere,
Poema bendito germen de pasión...



BeNjO

Silencioledad

 
 

No es que uno deje de ser niño, es que cada día se va siendo cada vez más niño. Ese niño de adentro que sufre sin miedo a que lo vean y que hace que las arrugas de las vivencias, sean para no darse tanta importancia, jugar como si ese juego sea el último, entregar. El niño te mira cuando sufres, y sin embargo, te tranquiliza en su silencio. El adulto se llena de palabras para explicar lo que puede y el anciano acalla sus palabras para volver al silencio del inicio. Somos silencio, palabras y sobre todo acción, y las acciones no necesitan palabras, son el silencio hablando.


Y sin embargo, en esa completa compañía de mi mismo, me baño en un manantial. A pesar de lo difícil de callar, me sumerjo en la expresión y ya cada segundo que pongo un poco más de atención a esa brisa curiosa que entra en la inhalación y sale con libertad al exterior, es la irrenunciable experiencia del cambio y movimiento. Es la totalidad en la nada, es vibrar a ojos cerrados, es la presencia hacia adentro que conmueve, conmueve por la oportunidad de sentirla, un segundo, minutos, toda la vida.




En la absoluta sombra y oscuridad, en aquello incierto y fugaz, en ese vestido de perderme sin saber que encontrar, dejo de separar un momento, de separarme y caigo y elevo a la vez, para llegar al punto que hace germinar la vida: sentir.


BeNjO